"Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía" Salmos 42:1

 
 

 



Estudio de
crecimiento para
niños y adolescentes


 

 


Emisora Abiding Radio

 

¡Imposible!

Es imposible esconderse de Dios. No hay escondrijo secreto donde no alcanza la visión de Dios.

"¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?" (Jeremías 23:24)

Sus ojos vigilantes miran a todas la actividades y costumbres de la humanidad.

"Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos."
(Proverbios 15:3).

Ningún cuarto oscuro, ni cantina, ni chichería, ni las tinieblas de la noche pueden obscurecer la vista de Dios.

"No hay tinieblas ni sombra de muerte donde se escondan los que hacen maldad" (Job 34:22).

La vista de Dios es perfecta y penetrante.

"Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta"
(Hebreos 4:13).

Es imposible esconderse de Dios
. El está mirándote, pecador, y sabe bien lo que es tu vida pecaminosa. Tendrás que tratar con este asunto un día. ¿Por qué no lo haces ahora?

El pecado trae cargas insoportables, corazones quebrantados y un espíritu estrujado. Dios nos dice que El está cercano para ayudar a tal persona. Su Palabra nos asegura: "Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos de espíritu" (Salmo 34:18).

Hablando de Dios, el salmista dice: "Me mostrarás la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo" (Salmo 16:11)

"Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira." (Romanos 5:8-9).

Debes creer ahora en tu corazón que el Señor Jesucristo murió en la Cruz y resucitó por ti. Dios te salvará y te perdonará y te limpiará de tus pecados. "Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo." (Romanos 10:9

Tomado de "El Mensajero de Esperanza"