"Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía" Salmos 42:1

 
 

 



Estudio de
crecimiento para
niños y adolescentes


 

Nuevo Testamento


 

Ultimas Preguntas


 

Nuestro Pan Diario


Emisora Abiding Radio

 

Conversaciones Tranquilas

"Bendice, alma mía, al Señor,
y no olvides ninguno de sus beneficios"
Salmo 103:2

¿Te hablas a veces interiormente? En ocasiones, mientras trabajo en algún proyecto (por lo general, debajo del capó de un automóvil), me resulta útil pensar en voz alta para evaluar qué hacer para mejorarlo. Si alguien me descubre en mi "conversación", me da un poco de vergüenza; aunque la mayoría de la gente habla sola en algún momento del día.

En Salmos, los escritores solían hablarse a sí mismos. El autor del Salmo 116 no es la excepción. En el versículo 7, escribe: "Vuelve, oh alma mía, a tu reposo, porque el Señor te ha hecho bien". Recordarse a sí mismo la bondad y la fidelidad de Dios en el pasado le resultaba de ayuda y consuelo en el presente. Con frecuencia, vemos "conversaciones" similares en los Salmos. Así, David se dice a sí mismo en el salmo 103:1: "Bendice, alma mía, al Señor, y bendiga todo mi ser su santo nombre". Y en 62:5, afirma: "Alma mía, en Dios solamente reposa, porque de él es mi esperanza".

Es bueno recordarnos la fidelidad de Dios y la esperanza que tenemos en Él. Podemos seguir el ejemplo del salmista y pasar un tiempo mencionando las numerosas maneras en que el Señor ha sido bueno con nosotros. Hacerlo nos incentivará. El mismo Dios que ha sido fiel en el pasado seguirá amándonos en el futuro.

Recordar la bondad de Dios puede mantenernos llenos de su paz


—Por James Banks

Tomado de "Nuestro Pan Diario" 2 de diciembre de 2016
Usado con permiso