"Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía" Salmos 42:1

 
 

 



Estudio de
crecimiento para
niños y adolescentes


 

Nuevo Testamento


 

Ultimas Preguntas


 

Nuestro Pan Diario


Emisora Abiding Radio

 

Amor Divino

 

 

En el desierto de la humana vida

Es a las almas el amor divino,

Como fuente y palmera al peregrino,

Que restauran su fuerza decaída.

Es gruta que al reposo le convida,

Si se siente cansado del camino,

O le guarda del raudo torbellino,

Mientras pasa con furia que intimida.

¡Bendito amor! El alma fortaleces;

Calmas penas, destierras amarguras.

¡Bendito, sí, bendito una y mil veces!

Gracias porque nos das tus aguas puras,

Porque fruto de vida nos ofreces

Y nos darás la dicha en las alturas.

 

 

 

-Por C. Araujo.

Tomado de "Revista Homiletica" (abril-junio1919)