"Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía" Salmos 42:1

 
 

 



Estudio de
crecimiento para
niños y adolescentes


 

Nuevo Testamento


 

Ultimas Preguntas


 

Nuestro Pan Diario


Emisora Abiding Radio

 

Cristo murió por los impíos
Por  S. Gil Nebro

“Porque Cristo, cuando aún éramos débiles,
a su tiempo murió por los impíos”
 (Romanos 5:6)

 

Si realmente quieres ser consolado, aquí hay consuelo y descanso para ti. Cristo ha muerto por los impíos. Existe una idea, muy extendida en nuestra sociedad, de que Cristo ha muerto por los llamados por algunos, beatos, santurrones, gente moral o religiosa; pero Jesús ningún trabajo tiene que hacer con personas, que no se consideran pecadoras. Encuentro en este texto, tres fuentes de consuelo, para consolar al pecador, y no para aquel que cree ser bueno.

1) Cristo murió por impíos. A decir verdad no había otro tipo de personas por las que morir. Dios dice que no hay justo, ni aún uno, que no hay quien haga lo bueno, ni siquiera uno. Además, sólo los impíos necesitaban que Jesús muriera por ellos. ¿Quién tiene necesidad de un médico sino aquel que está verdaderamente enfermo?

2) Cristo murió por nosotros, cuando aun éramos débiles. Me llena de consuelo el saber que Cristo murió por nosotros, no cuando éramos fuertes, sino débiles. Dios escogió lo débil del mundo para avergonzar a lo fuerte, a fin de que nadie se jacte o se gloríe en su presencia.

3) Cristo murió por nosotros a su tiempo. Jesús pagó la deuda por el pecado en el tiempo exacto, cuando Dios Padre demandó dicho pago. En el tiempo decretado estaba Jesús dirigiéndose al calvario con la Cruz. En el tiempo oportuno se encontraba en la Cruz sufriendo por los pecadores, el castigo que todos nosotros merecíamos. La ira de Dios descendió sobre El, a causa del pecado y de los pecadores, y todo ocurrió a su debido tiempo.

Pecador, ¿y piensas que hoy no es tiempo para arrepentirte y creer en Cristo? ¿Crees que tus pecados merecen la eterna ira de Dios sobre ti, castigándote con el infierno eterno? Pues he de decirte que sí. Pero tengo una buena noticia para ti: Cristo murió por los impíos. Jesús vino a este mundo para salvar a los pecadores. Hoy es el día de salvación. Oro a Dios para que hoy sea el tiempo en el que tú creas en Cristo, porque Jesús, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.

Tomado de “En la Calle Recta” julio-agosto 2009